Grupo Lysmon rompiendo barreras por el autismo

06 Abr
0 comment

La utilización de pictogramas en el aula ayuda a los niños/as con determinadas dificultades de aprendizaje (como los trastornos del espectro autista), pues proporcionan otra forma de acceder al aprendizaje. Así, proporcionamos a los niños/as con dificultades para comprender la información que les llega por vía auditiva (por ejemplo, cuando la educadora dice “Vamos a recoger los juguetes”) otra vía de entrada para comprender esta información (en este caso, el pictograma que representa recoger los juguetes puede ayudar a esos niños/as a anticipar qué va a ocurrir, posibilitando que el niño/a realice las acciones necesarias y “adecuadas” (guardarlos).

Ello reduce también la ansiedad y la sensación de inseguridad que se produce en los niños/as que presentan dichas dificultades cuando no entienden lo que sucede a su alrededor. Además, colocando el pictograma correspondiente a la actividad que se desarrolla en ese momento en un lugar visible, así como en determinadas estancias (por ejemplo, el pictograma de comer en el comedor del centro) les ayudaremos a centrarse y recordar qué actividad están desarrollando en ese momento, pues en algunos de estos trastornos son frecuentes los episodios de desorientación.

Estas medidas pueden beneficiar a TODOS los niños y niñas, incluso a aquellos que en principio no parecen presentar ninguna dificultad, pues les ayudan a elaborar nociones relacionadas con la estructuración espacio-temporal. Así por ejemplo, es habitual que tras preguntar a un niño/a de estas edades qué hizo ayer nos conteste algo que, tras contrastarlo con su familia, hizo hace más tiempo. Puede que no esté mintiendo, sino que no sea capaz de estructurar el tiempo de forma precisa. Es algo normal, acorde a las características evolutivas propias del desarrollo a estas edades. Por ello, que la educadora muestre antes de realizar cada una de las actividades el pictograma que la representa les permitirá comprender que unas se suceden a otras, e ir organizando y construyendo una visión del tiempo más acorde a la realidad.

Se trata pues de unas medidas que podemos considerar “inclusivas”, al favorecer la integración de los alumnos/as con determinadas dificultades, pero que pueden beneficiar a todos/as. Acerca además a los niños/as al conocimiento de una herramienta básica que algunos de sus compañeros/as necesitarán para favorecer su aprendizaje, normalizándola y facilitando una actitud de aceptación y tolerancia hacia ellos. Es esta una de las aportaciones con las que Lysmon apuesta por la igualdad, convencidos de la necesidad de adoptar cuanto antes las medidas oportunas para crear una escuela “POR Y PARA TODOS/AS”

*Autor pictogramas: Sergio Palao  Procedencia: http://catedu.es/arasaac/

Deja tu comentario